dimarts, 19 de març de 2013

Semblança


Podria semblar una semblança -visca la redundància- forçada, a més d'ultramuntana, i no ultramarina. Però aquestes realitats viciclistes són així, i millor no contrariar-les. Els viciclistes, com els marins, tenim un amor esperant-nos en cadascú dels ports on arribem:

Él vino en su bici de nombre extranjero.
Lo encontré en el puerto un atardecer,
cuando el blanco faro sobre los pinedos
su beso de lata dejaba caer.

Era hermoso y rubio (sic) como la cerveza,
el pecho asfixiado por el corazón,
en su voz escasa, había la pereza
doliente y cansada del gran sofocón.

Y tras dos horas de pendiente
sobre un trazado matador,
él fue contándome entre dientes
la vieja historia de su amor:

Mira mi bici tatuada
con este nombre milanés,
es el recuerdo de mi hada
que nunca más ha de volver.

Ella me quiso y me ha olvidado
en cambio, yo, no la olvidé.
Y para siempre voy girando,
con este nombre, el pedalier.

Él se fue esa tarde, con rumbo ignorado,
en la misma bici que lo trajo a mí
pero entre mis radios, se dejó olvidado,
uno de sus guantes, que no le pedí.

Errante lo busco por todos los puertos,
a los viciclistas enseño el retal,
y nadie me dice, si fue sólo un yerro
y sigo en mi duda buscándole el par.

Y voy mirando quedamente
de manillar en manillar,
y donde un guante tan ausente
allí recobre al fin la paz.

Mirad su guante aplastado
en la varilla que le es fiel,
a fuego lento le han marcado
el sol, la lluvia en su piel.

Quizá ya tú te has olvidado
del guante que no te quité.
Y hasta que no lo hayas recordado
sin descansar lo rodaré.

Escúchame viciclista
y dime qué sabes de él,
era taimado y ventajista
y era más rubio (sic) que la miel.

Mira su guante de arribista
sujeto aquí, sobre mis pies.
Si te lo encuentras viciclista
dile que hoy lo tiraré.

4 comentaris:

  1. !!!!!!!!!!!!!! :-)))me encanta, beset

    ResponElimina
  2. !!!!!!!!!!!!!! :) M'alegre. Un bes.

    ResponElimina
  3. L'haurien de posar a les arribades del Tour, o de la Vuelta si els gabachos no la volen.

    ResponElimina
  4. Gran cançó, José Luis. Sobretot als ports de muntanya. Pobre noia, no sap què fer amb el guant. :)

    ResponElimina