dilluns, 14 de juliol de 2014

La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad


¿Jura solemnemente decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad?… Home, això depèn… (El secretari del tribunal, amb evident expressió de fàstic, demana la compareixença del traductor con un ya estamos ben indiscret) Mire usté, monsieur Vicicle -continua el fiscal- me parece que usté no sabe ni dónde ni con quién está hablando… Doncs, no, la veritat… Pues esto es un juicio, y se le va a tomar declaración… Ah!, un judici, i per què?... Por qué, por qué?, a usté eso no le incumbe, se juzga y sanseacabó, a qué viene pedir tantas explicaciones… Estem en un estat de dret, no?... Sí, claro, pero ahora seguimos el modelo Franz… De Copenhaguen?... No, Franz de Praga, es lo último en códigos penales. Dígame, qué hace usté todas las tardes del més julio desde las 14h a las 18h, aproximadamente… Per què m'ho pregunta?... Aquí, soy yo quién hace las preguntas. Conteste!... Doncs faig el dinar i dine… ¿Durante cuatro horas?... No, és clar. Bé, desprès de dinar, si puc, m'estire al sofà  i faig la migdiada. Curteta, senyor fiscal, perquè sóc de poc dormir. Una becaeta, ja sap… No, no sé. Y qué tiene delante del sofá?... ¿Davant el sofà?, doncs la tele… Bien, veo que vamos entendiéndonos. Qué canales sintoniza?... No sé, no sabria dir-li… ¿No se acuerda, o no quiere acordarse?... No sé, vaig passant, faig zapping… ¿Zapping, monsieur? ¿No es verdad que en los días de autos señalados siempre pone los mismos canales: de 14h a 16h,  Teledeporte; y de 16h a 18h, la 1 de TVE, de manera premeditada?... Protesto!! -diu l'advocat defensor- el fiscal dirige las respuestas de mi cliente… No ha lugar -sentencia el jutge. Conteste… (Davant la torbació de monsieur Vicicle, el fiscal encara furga més en la ferida) Se lo diré de forma más clara. ¿No es verdad que usté sigue con alevosía, premeditación  y contumacia las retransmisiones del Tour de Francia?... (Monsieur sembla un tant incòmode) Bé, no negaré que de tant en tant… ¿De tanto en tanto? ¿Usté calificaría de tanto en tanto todas y cada una de las tardes julianas?... ¿Julianes, què vol dir? Les julianes són escarabats, paneroles, aquestes fastigoses malparides de color coure… Tome nota el secretario de este alto tribunal de la envenenada referencia a Franz de Praga por parte del acusado… ¿Acusat? ¿De qué estic acusat?... Eso no importa, usté está acusado y basta… Protesto!, el fiscal pone en boca de mi cliente interpretaciones que lo incriman… No ha lugar. Conteste… ¿Conteste? ¿Què tinc que contestar?... ¿Es usté seguidor irredento del Tour? -l'etziba a boca de canó el fiscal... Bé, sí, m'agrada el ciclisme, i el practique, però irredent és massa dir… ¿Demasiado, monsieur? Cuatro horas por siete días dan un total de 28 horas semanales, que multiplicadas por 3 semanas hacen un total de 84 horas, a las que si añadimos los días que se conecta con la etapa desde la hora de salida, nos acercamos peligrosamente a un total que ronda el centenar de horas. ¿Aún cree que es demasiado decir?... Bé, m'agrada el ciclisme… Entonces, por qué lo cuestiona públicamente?... ¿Jo?... Sí, usté. Que si el filete llegado de Irún, que si de Texas vendrán que de casa te tirarán. Si hasta se atrevió con el ceño del Rey Miguel… Bé, és cert, el ciclisme professional em sembla menys transparent que els comptes i les factures de caixó -modalitat molt valenciana, tot s'ha de dir- de la Conselleria… Oiga, no desvíe el tema, las facturas de cajón son de cajón… Protesto!, mi cliente acaba de hacer una comparación muy adecuada ya que… ¿Adecuada, letrado? -li talla el jutge. Más bien diría yo que es una comparación odiosa. No ha lugar… Però haurà cap cosa que tinga "lugar" en aquest lloc?... Le aconsejo al acusado que se ciña al asunto que nos ocupa y evite comentarios personales. Prosiga el fiscal… Qué ocultas razones tiene, entonces, el acusado para invertir tantas horas ante el televisor visionando un deporte que en su faceta profesional abomina?... Ja li ho he dit, m'agrada el ciclisme, m'agrada veure ciclistes pedalant, pujant, baixant… ¿Le gusta ver ciclistas, he oído bien?... Sí, què passa?… Tome nota el secretario de que el acusado se confiesa ciclirastia en su faceta voyeur… Protesto!... No ha lugar… Què és cicliràstia? -pregunta monsieur Vicicle amb cert neguit... No se haga el inocente. Usté, señor mío, extrae un placer malsano de las retransmisiones del Tour de Francia. Y acaba de reconocerlo… Malsà? Si el que vol dir és el que jo em pense, li tinc que aclarir que el meu esport "malsà" per antonomàsia és el vòlei platja femení… Entonces, la perversión es más abyecta si cabe… No, no cap, ja li ho dic jo, perquè cap cosa mai "no ha lugar"… Confiese!!, qué le atrae de forma tan inveterada y procelosa?... ¿Procequè?... Vamos, atrévase, confiese sus pecados, reconozca su culpa. Qué seduce sus más bajos instintos? Qué es más potente que su voluntad? Qué desata sus pasiones más incontrolables? Confiese, monsieur!!... (Monsieur Vicicle es frega les mans de forma ostentosa i nerviosa. Mou el cap com si fos una mosca atrapada, la seua  mirada està més perduda que la d'un dolent actor fent de cec. Vol i no vol parlar. Sembla estar posseït pel maligne. I el fiscal veient molt a prop la victòria torna a la càrrega) Ya es tarde para volver a atrás, monsieur. Hasta el inexistente jurado se ha dado cuenta. Ya no saldrá de aquí libre de culpa. Descargue al menos su conciencia!! Confiese!!... Els châteaux -diu monsieur Vicicle amb un fil de veu… Cómo dice?... Que són els châteaux l'única cosa que m'interessa… ¿Los châteaux? Explíquese… És que França és plena de châteaux, i el Carlos de Andrés dóna una informació molt acurada i detallada de tots: l'any que el van construir, el que el van destruir, el que el van reconstruir, el que el varen destruir per segona vegada, i així fins a l'infinit i més enllà. Quina grandeur, mon Dieu! A mi el que de veritat m'agrada del Tour són els châteaux… Lo sabía, señoría, sabía que era culpable, y lo acabo de demostrar. Nuevamente, la velada referencia al praguense le incrimina. Critica abiertamente la renovación de nuestro código penal inspirada en ese ideólogo de la posmodernidad llamado Franz de Praga… Lleven al reo a las mazmorras y que le pongan la mordaza de cajón. Se levanta el cajón, digo, la sesión. Ah!, secretario, ponga fecha de mañana... Pero, señor juez hoy es... De mañana, he dicho!!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada